viernes, 16 de diciembre de 2011

LA VIDA EN PEQUEÑITO

Tengo el blog un poco abandonado.

Retomémoslo para decir que el rodaje principal acabó... a falta de una escena que se supone que se iba a rodar la semana pasada, pero no pudo ser; se supone que se iba a rodar mañana, pero no va a poder ser (vamos, la clásica escena que se rueda unos años más tarde creando todo tipo de entrañables fallos de racord). En cualquier caso, estoy contento. Ha sido una experiencia muy bonita, que me ha dado la oportunidad de trabajar con gente a la que admiro desde hace tiempo y de conocer a gente fantástica: personas que están tan locos como yo para aguantar un rodaje de dos meses y pico... y encima sentirse tristes porque se acaba.

Yo no estoy triste porque se haya acabado, porque, a pesar de sentirlo como "una experiencia muy bonita", odio los rodajes... sí, lo sé, puede ser un problema si eventualmente te dedicas a esto de hacer películas, pero es cierto: lo veo como un doloroso trámite que va entre la pre y la post-producción. Sobre todo cuando no tienes pasta... todo son decisiones de compromiso: raro es el día en el que terminas la jornada con la sensación de que lo que has rodado es mejor de lo que tenías en mente (alguna vez pasa, y suele ser gracias a los actores: lo único positivo que tiene rodar). Supongo que en un rodaje "de verdad" habrá una sensación un pelín diferente... pero me temo que solo un pelín. Vamos, que voy a tener que apechugar con el sufrimiento de decir acción y corten durante mucho tiempo... ya se sabe que sarna con gusto no pica.

Entiendo perfectamente a Robert Zemeckis y su manía de hacer pelis con motion capture o cómo se llame: espacios 100% controlados (sin tener que luchar con vecinos o las inclemencias del tiempo), movimientos de cámara imposibles realizados con facilidad (sin trípodes que hacen tracatraca cada dos por tres), incluso (y que conste que ya he dicho que trabajar con los actores es lo único que me gusta de los rodajes), pudiendo rehacer las interpretaciones en el montaje mucho más allá de lo que Kuleshov jamás hubiera soñado...

 rodando...

En cualquier caso, teniendo en cuenta nuestro presupuesto y las condiciones en las que hemos tenido que trabajar, ha sido un rodaje tremendamente plácido: creo que solo he tenido una salida de tono y me he puesto a gritar a alguien sin motivo (lo siento otra vez, Jorge); creo que solo ha habido un día de trasnochar (y porque empezamos tarde, no porque la jornada se estirara lo indecible); creo que no me he dejado ningún plano vital sin rodar (nada que no se solucione con el museo de los insertos... ya le dedicaré un post, o puede que recicle uno antiguo que escribí mientras montaba "Mí" y que creo que está bastante bien para lo que soy yo escribiendo). En general, todo ha ido bastante mejor de lo que esperaba que fuera a ir.

Y eso ha sido gracias AL EQUIPO... A todos y cada uno de ellos, que, a pesar de mis neuras, de mis atascos mentales por cualquier tontería, de mi absurda manera de llevar una producción, han estado ahí, al pie del cañón durante estos 20 días (sí, solo 20 días de rodaje... repartido en dos meses, pero solo 20 días de rodaje real). Gracias a ellos, a que venían día tras día con una sonrisa en los labios (a veces con legañas y un bostezo, pero siempre sonriendo), no he tirado la toalla en más de una ocasión... si ellos volvían, es que no lo debía estar haciendo tan mal, ¿no?... pues eso.

Porque, aunque odio los rodajes, también AMO LOS RODAJES.

Y es que un rodaje es como la vida en pequeñito: pasas por todo tipo de situaciones, pero en concentrado. En un momento dado, quieres matar a alguien y, al segundo siguiente, te quieres casar con él/ella... un ridículo torbellino de sentimientos y sensaciones que, a pesar de todo el caos y la furia contenida, hacen que esto de hacer películas sea algo más que "hacer películas": hay cosas que no se reflejan en las imágenes que grabas... no, hay cosas que son solo nuestras, del equipo, cosas por las que ninguno de esos pobres infelices que no saben lo grande que es esto del cine jamás pasarán...

Así que quiero dar las gracias a todos los que han compartido la experiencia de rodar "Buenas Noches, dijo la Señorita Pájaro"... y lo hago así, en general, sin entrar en lo personal, porque me aterra olvidarme a alguien.

Sois gente maravillosa.

martes, 29 de noviembre de 2011

NO ME LO PUEDO CREER

Ya estamos preparando el último fin de semana de rodaje... de verdad que no me puedo creer que hayamos llegado hasta aquí... no me puedo creer que se me ocurriera la insensatez de hacer esta película a finales de mayo y que ya estemos acabando de rodarla... no me puedo creer que el equipo no haya desertado a la mitad del rodaje... no me puedo creer que haya tenido los actores que he querido para todos y cada uno de los papeles... no me puedo creer lo mucho que me he divertido (lo mucho que he sufrido, sí que me lo puedo creer)... no me puedo creer que esté quedando medio aparente y todo.

Mil gracias a todos los que estáis haciendo que la Señorita Pájaro sea una realidad.

Me parecía una imagen adecuada...

Ahora mismo ni sé cómo me siento al respecto... estoy tan cansado y tengo tantas ganas de acabar... pero, por otro lado, seguiría rodando y rodando hasta el fin de los días, porque me da más vida que la que me quita.

Bueno, me consuela saber que aún queda la postproducción, que promete emociones tan fuertes (o más) que las vividas hasta ahora.

domingo, 20 de noviembre de 2011

EL RELÁMPAGO EN LA BOTELLA

Ayer fue un día mucho mejor de lo que suponía que iba a ser... conseguimos rodar todo lo que había rodar en un tiempo récord, pero sin la sensación de que no había material suficiente. Como suponía, ELLAS fueron maravillosas... pero el momento más grande del día (y puede que del rodaje) lo tuvo ÉL.

ÉL con ELLA...

Un primer plano increíble, una reacción perfecta, un instante en el que puedes ver en sus ojos todo lo que está pensando...una fracción de segundo, unos pocos fotogramas... el relámpago en la botella.

viernes, 18 de noviembre de 2011

ELLAS

Tengo muchas ganas de que llegue mañana.

Va a ser un día muy duro, porque hemos tenido que meter en una sola jornada lo que en principio estaba planificado para dos... no es la primera vez que lo hacemos (el famoso fin de semana en Segovia), así que no es nada nuevo en este rodaje. No, no es por el volumen descomunal de curro por lo que quiero que llegue mañana... es que están ELLAS... las dos juntas.


Un director tiene que enamorase un poco de sus actrices... y yo lo hago: estoy loco por ELLAS... pero solo cuando son los personajes, ojo, que no haya malentedidos... porque ambas son adorables, porque son maravillosas, porque, cada una a su modo, hacen que esto de sufrir rodando sea menos sufrimiento. Son la razón de ser de todo esto... las tarjetas van a arder dentro de la cámara cuando estén juntas en el fotograma.

Javi, no te lo tomes a mal, que sabes que también te quiero (y un montón, además), pero es que ELLAS son mucho ELLAS.

martes, 15 de noviembre de 2011

¿ESTOY ACABANDO LA PELÍCULA... O LA PELÍCULA ESTÁ ACABADO CONMIGO?


Quedan solo tres fines de semana para acabar el rodaje principal... 6 malditos días, y después ya serán cosas desperdigadas por aquí y por allá (un detalle que se nos pasó en esta escena, un general muy general en esta otra, etc... chorradas y futesas). A estas alturas, me encuentro en una encrucijada, por un lado estoy feliz, porque la cosa ha ido bastante bien hasta ahora: los actores son una maravilla, el equipo se porta genial, no estamos haciendo retrasos... pero por otro lado, acabo casi todos los días con la sensación de que hay una pieza del engranaje que falla: YO.

No es que la esté cagando, pero sí que esperaba más de mí... no en resultados, ojo, que creo que el material que estamos grabando es bastante bueno, sino a nivel de eficacia... estoy metiendo la pata en cosas muy básicas en temas de planificación, lo que en esta recta final puede significar la muerte: por ejemplo, lo de empezar a las 12 de la mañana el domingo fue una CAGADA mayúscula (había que haber empezado antes, para poder parar a comer a una hora normal, y todo hubiera ido mejor, porque no se nos hubieran apelotonado las cosas al final).

El caso es que vamos cumpliendo, y creo que bastante bien, aunque tenga la sensación de que me faltan planos... y es que siempre "me faltan planos"... no es que falten realmente (revisando el story al terminar, normalmente se graba todo... a veces uno o dos de menos, pero nada vital... las chorradas que comentaba antes), es que, a veces, me parece que con lo que estamos grabando no sale una peli, o al menos una peli pintona. Pero eso es FALSO: hay material de sobra y va a salir una peli pintona... pero de eso me doy cuenta cuando dejo reposar el material en mi cabeza: durante el rodaje, todo es caos y desolación... el cansancio no me deja pensar (lo malo es que, por culpa del catarro del tercer fin de semana, me he desfondado mucho antes de lo que esperaba y llevo cansado desde entonces).

Volviendo al ejemplo del domingo... no sé, me parecía que con lo que habíamos grabado, no había material para montar una escena tensa, solo una cosa de 20 segundos a toda pastilla... y dándole vueltas a la cabeza, se me vino a la mente una forma de montar la escena que no es la planificada, algo mucho más pasado de rosca que, además, es mucho mejor (aunque con más curro de postpo).

Y este fin de semana tenemos un día también brutal, en el que hay que grabar el material que en un principio estaba pensado para dos. Me voy a ver en la obligación de fastidiar a los actores, de no permitirles rodar a su ritmo, sino marcarles yo el mío (bueno, el mío no, el que marca el secundero imparable)... ya este domingo tuve que hacerlo, y me siento fatal: no hay nada peor que un actor se vaya con la sensación de que no ha podido dar todo lo que creía necesario, y no porque no haya sido capaz, sino porque no ha habido tiempo... y el director no se lo ha permitido.

lunes, 7 de noviembre de 2011

EL PUNTO DE NO RETORNO

Ya sí que sí hemos pasado la mitad del plan de rodaje... más de tres cuartas partes de la peli rodada.

Y yo estoy hecho mierda... destrozado... me duele todo. Los buenos resultados del rodaje se ensombrecen con pequeños detalles que me minan la moral (son cosas que no comparto con el equipo y que me como yo solo como productor). En fin, si estas mierdas pasan el día 2, las llevas mejor... pero si pasan el día 12, te joden vivo...

Después de este breve momento "delaiglesiano", me voy a centrar en lo bueno de estos últimos días, que ha sido mucho y variado.

Hemos rodado un montón este fin de semana: interiores, exteriores, escenas de miedo y de risa... hemos lidiado con vecinos intransigentes, con la lluvia, con el frío, con el foco, con las sirenas y con los helicópteros, y hemos salido airosos.

El sábado, además de un par de dramáticas escenas que Ángela y Nüll bordaron (como siempre), también tuvimos unos cuantos cameos: Jaime vino a continuar su personaje de policía borde, y le acompañaron los míticos Mario Parra y Gonzalo Navas, que le aportaron a la escena el necesario morro de los que pasan por el rodaje un día, con energías nuevas y ganas de pasarlo bien... me reí mucho. Después, el también mítico Nacho Soler hizo otra pequeña aparición como vagabundo...


Gonzalo, Mario y, en menor medida, Nacho estuvieron implicados en el rodaje de "El Cuervo de las Plumas Blancas", así que me hizo mucha ilusión que vinieran.

El domingo, después de una agradable mañana en la que Ángela nos dio chocolate y en la que sus escenas con Javier fueron sobre ruedas (par de profesionales, oigan), tuvimos que lidiar con ruidos de la calle... y con algunos vecinos no muy amigos de los peliculeros y otras "gentes de mal vivir", de modo que, para tratar de molestar lo menos posible y que no nos pararan el rodaje (así como para dejar la menor de cantidad de mal rollo a los propietarios de la casa que, después de que el equipo se fuera, iban a tener que seguir conviviendo con esos vecinos), nos metimos una caña brutal... y nos rodamos en media hora LO MISMO que en situaciones más cómodas me hubiera llevado dos o tres.

Vamos, que grabamos todo y encima rápido.

El equipo que lo está haciendo posible... y yo.

Tengo unas ganas tremendas de acabar... voy notando el desgaste no solo en mí... me acojona que eso haga que pinchemos ahora que queda tan poco (y con tan poco margen para cambiar escenas en caso de necesidad).

La peli está quedando muy bien, ya hemos pasado el punto de no retorno... hay que acabar con la cabeza alta.

PS: También agradecer a Andrés y Javier Mogán que vinieran a hacer cameos con gabardina, no me olvido de vosotros (aunque sí de tu apellido, Andrés).

lunes, 31 de octubre de 2011

EL MEGAPOST SOBRE EL REPARTO DE LA PELÍCULA

Cuando me dispuse empezar la producción de "Buenas Noches, dijo la Señorita Pájaro", me di cuenta que íbamos a tener que juntar un reparto muy grande, y que más nos valía que todo el mundo estuviera dispuesto a darlo todo por la película: se iba a tratar de un rodaje largo, con personajes muy intensos y complicados (a simple vista íbamos a hacer "una de sustos", pero hay mucho más: la estructura del guión estaba muy trabajada a lo largo de un montón de años y reescrituras, y nada se podía dejar al azar)... y además, sin poder pagar a la gente. La verdad es que tenía poca confianza en que el guión en sí mismo fuera gancho suficiente... tal vez el tener una peli distribuida en dvd podía animar más a los actores elegidos, pero no las tenía todas conmigo para poder hacer el reparto perfecto. Me pase varios días preseleccionando a actores y actrices con los que ya había trabajado, gente a la que conocía y con la que me apetecía trabajar, y pidiendo a amigos que me pasaran mails de otros a los que había visto trabajar y me gustaban, pero a los que no conocía personalmente.

La moral de uno crece una barbaridad (la moral y el ego, ojo) cuando el 100% de tus primeras opciones aceptan a trabajar GRATIS en una película que vas a tardar dos meses en rodar (a base de fines de semana) y, además, te dicen que el guión es magnífico y que se mueren por trabajar/repetir contigo... mejor que un par de antidepresivos, oigan

Ahora que casi todos los actores han rodado algo (o todo) de lo que tienen que rodar, puedo dedicarles este post, devolviéndoles los halagos y los piropos de la preproducción, esperando que las expectativas que tuvieran antes de trabajar conmigo se hayan visto cumplidas.

ÁNGELA BOJ es SONIA:




Me apetecía horrores trabajar con Ángela: la conocí rodando un episodio del webserial "Hienas", de Norberto Ramos del Val, y desde entonces había intentado levantar algún proyecto con ella en él, pero no fue posible.

De pronto, todo encajo. Aquellos proyectos se habían hundido con un motivo concreto: que fuera la protagonista de "Buenas Noches...". Necesitaba a una gran actriz, que fuera capaz de transmitir la enorme energía del personaje y que fuera tremendamente profesional (por aquello de que es la persona que tiene más sesiones y tenía que confiar en ella a pies juntillas). Ángela me está dando todo eso con creces: está interpretando a Sonia tal y como yo la imaginaba, sin la necesidad de que la dirija a penas, siempre está ahí, dispuesta a ayudar en todo, nunca pone una mala cara... y parece confiar en mí y en la película más que yo mismo.

Estoy disfrutando muchísmo teniendo a Ángela en la película... y espero que esta sea la primera de muchas.

JESÚS TEYSSIERE es ANDRÉS:



Para mí era muy difícil escoger al actor que hiciera de Andrés, ya que es un personaje bastante autobiográfico: no podía dejarlo en las manos de cualquiera. En seguida pensé en Jesús.

Ya habíamos trabajado juntos en "El Síndrome de Lázaro". El personaje que hacía allí no podía ser más distinto de este, pero, conociendo a Jesús y sabiendo como encara la creación de los personajes, era la mejor opción, sin lugar a dudas. Recuerdo una vez que, tras mandarle un guión (que nunca llegamos a rodar) ofreciéndole un papel, me contestó: "me encanta los personajes que me haces vivir"... ¿cómo no fiarte de él?

Jesús ha dado mucha más vida a Andrés de la que tenía sobre el papel... mucha, mucha más.

CHEMA COLOMA es ÓSCAR:


Trabajar con Chema es taaaaan cómodo, te lo pone todo taaaaaan fácil... tenía que volver a trabajar con él, porque su intervención en "Mí" me supo a poco. Además me apetecía mucho darle un papel con un lado oscuro.

Chema es un actor británico: es capaz de hacerte el mismo movimiento o repetir el texto exactamente en el mismo tono y con la misma velocidad en dos o tres tomas, de modo que parece que estás rodando con varias cámaras... el mejor regalo que te pueden dar en el montaje.

Me encanta lo que está haciendo Chema con el personaje, afrontándolo, no como una mala persona, sino como un tipo al que nada le sale bien, humanizándolo, sin que se quede en el cliché de hijoputa egoísta.

JAVIER IRIBARREN es DANIEL:


Yo no conocía personalmente a Javier cuando le pedí que interpretara a Daniel... fue una cosa bastante peculiar, porque solo habíamos hablado por facebook, pero ya me transmitía un entusiasmo enorme, por no hablar de nuestro amor común por John Carpenter, el thriller italiano de los 70's y Bud Spencer (cuando me enteré que había sido su doble en el magnífico spot que hizo Bancaja con él hace un par de años, Javier se convirtió en mi héroe al instante). Además, me mandaba mails elogiosos con su currículo y su book, diciéndome que se moría por trabajar conmigo, como si yo fuera Spielberg (o un director serio, vamos). Cuando le conocí en persona, me abrumó con su tamaño, su locuacidad, su pasión, su optimismo y su capacidad de reconocer la más pequeña referencia a una ignota peliculilla de terror que haya en el guión.

El caso es que el personaje de Daniel estaba pensado para alguien muy distinto, pero todo me decía que Javier era la persona adecuada. Y así ha sido: está haciendo de Daniel un tipo simpático y magnético, al que te apetecería invitar a unas cañas.

Lo malo de tener a Javier en el set es que, como nos pongamos a hablar de pelis, no se rueda.

MAYA REYES es JULIA:


Maya... Maya... ¿Qué puedo decir de Maya que no haya dicho ya?... Pues que es una actriz fabulosa, que es guapísima y muy simpática, que esta será nuestra cuarta colaboración juntos y que es un placer enorme trabajar con ella.

Julia se escribió expresamente para ella... bueno, de hecho, al principio era un personaje masculino, pero cuando empecé a pensar qué personaje le iba a ofrecer a mi queridísima actriz fetiche, me di cuenta que todos los personajes femeninos de la película se parecían demasiado a otros que ella ya había interpretado para mí (y en "Mí"), así que había que poner remedio rápidamente. De modo que el entusiasta subinspector Julio, se convirtió en Julia... y todos salimos ganando: yo podía tener a Maya en mi peli otra vez, Maya podía interpretar un personaje que nunca había hecho antes (un policía), y Julio se convirtió en alguien mucho más interesante con el cambio de sexo.

Maya empieza sus sesiones la semana la semana que viene, y me muero de ganas de ver lo que va a hacer con el personaje.

NÜLL GARCÍA es MÓNICA:


Hace unos meses rodé una promo para el Cryptshow Film Festival, al que fui como jurado este pasado verano, y Nüll entró de rebote en ese proyectito. Justo en esas mismas fechas empezaba a darle vueltas al casting de "Buenas Noches...", y cuanto más miraba a Nüll delante y detrás de la cámara, más obvio se hacía que, no es que fuera la persona adecuada para interpretar a Mónica, es que ERA Mónica.

Realmente no me imagino a nadie más interpretándola.

Nüll es una excelente actriz, muy potente, con una presencia brutal: solo tiene que estar ahí para que el personaje cobre vida... y hace bastante más que estar ahí: realmente lo vive. Me quedo embobado mirándola convertirse en Mónica: no tengo que decirle nada más que "acción" y "corten"... y creo que a veces esto la desconcierta, porque parece que no le hago ni caso, pero es que no hay más indicaciones que dar... ¿No he dicho ya que ella es Mónica?

IRENE RUBIO es LIDIA:


Conocí a Irene el mismo día que Ángela, rodando ese enloquecida escena de "Hienas"... allí me encontré con una actriz sin miedo a nada: tenía que ficharla para algo.

Y pasaron los años y, cuando me planteé quién podía afrontar un personaje como el de Lidia, tan al límite, tan bigger than life, Irene me pareció la candidata perfecta. Aún no hemos rodado la escena más intensa de su personaje, pero desde luego no me ha deccepcionado ni un ápice en las que ya hemos rodado: creo que disfruta realmente dando vida a esta harpía. Ha llevado al personaje un poco más allá de lo que yo había imaginado... lo que hace que funcione mucho mejor.

Pero lo que más me gusta es que, a pesar de ser un personaje tan pasado de rosca, Irene no está haciendo una caricatura: lo enfoca como alguien real, con sus problemas y sus miedos, solo que es alguien que no tiene filtro, porque nunca lo ha necesitado... Es una mujer a la que te encanta odiar (a Lidia, no a Irene...a Irene solo puedes quererla, leñe).

Además, Irene se está encargando de vestir a todos los personajes... y eso también lo está haciendo fenomenal.

RAÚL DEL ÁLAMO es GERMÁN:


Mi hermano es un crack.

El personaje de Germán también estaba escrito para alguien distinto, más mayor, pero hacía falta un actor que fuera flexible, ya que es un papel pequeñito, aunque sale en un montón de escenas: necesitaba alguien de confianza, que no "diera guerra" y se adaptara a un plan de rodaje en el que él fuera el comodín. Y ya que mi hermano me persigue pidiéndome papeles, pues de perdidos al río.

Raúl se lo está tomando muy en serio... aunque aún no ha dicho ni una frase. A mí me cuesta verle como otra persona que no sea él mismo, pero la verdad es que cumple bastante, bastante bien.

ALBA MESSA es AURORA:


Cuando ya tenía casi todo el casting hecho, Alba me mandó un mail diciendo que qué pasaba, que porqué aún no le había ofrecido un papel... Yo no conocía personalmente a Alba: ella era una de las protagonistas de "El Último Fin de Semana", de Norberto Ramos del Val (cuanto ha hecho este hombre por el casting de la peli), de la que CASI fui el director de fotografía, y había cruzado con ella cuatro mensajes por facebook... lo cierto es que su interpretación en dicha película me encanta y, como aún no tenía claro a quién le iba a ofrecer el personaje de Aurora, todo cuadró en un segundo.

Aurora es un personaje cortito... pero de los más salvajes de la historia: necesitaba a otra actriz sin miedo para encarnarlo. El hecho que Alba me escribiera, sin que a penas nos conociéramos de nada, y me amenazara de muerte si no le daba un papel hizo mucho para que la viera en el papel.

Alba ya ha rodado su parte... y literalmente lloré viendo cómo daba vida a esta mujer tan loca, tan malvada y, gracias a ella, tan humana: Dios te bendiga, Alba.

SERGIO CELEBROVSKY es DOMINGO:


Vi a Sergio por primera vez en "Oído Caníbal"... y me impresionó mucho. Así que le pedí su correo a Maya, que compartía escenas con él en la serie, y me lancé a ofrecerle un personajillo bastante retorcido e intenso. Sergio no puede ser más distinto del personaje que interpreta en "Oído Caníbal": es un tipo jovial, simpatíquisimo... sé que es actor y que no es como los personajes que interpreta, pero choca cuando conoces a alguien después de haberle visto siendo un psicópata.

De nuevo, gracias a un actor sobresaliente, un pequeño personaje dejará huella: tiene un momento realmente acojonante casi al final de la peli... A-CO-JO-NAN-TE.

LUCÍA CARABALLO es LA ÑIÑA:


Fue Sergio el que me pasó el contacto de los padres de Lucía (que, a pesar de tener 12 añitos, tiene más experiencia que yo en esto). Recuerdo que mandé el guión acojonado, en un mail lleno de cosas como "haremos todas esas burradas delante de la niña con vuestra supervisión, tratando de no traumatizarla". A los dos días me llamó Adela, la madre de Lucía, diciendo que habían leído el guión y que les había encantado... y que Lucía también lo había leído y que también la había gustado mucho: le dio pesadillas...

Lucía, como ya he dicho, es toda una profesional: llegó al set e hizo su personaje en una toma... de hecho, supongo que tardaron más en llegar desde Madrid a Segovia, donde rodábamos ese día, que en rodar sus escenas.

Esta cría tiene futuro... y cuando sea una estrella, ahí estaré yo diciendo "salía en mi peliculilla".

RAMÓN MERLO es LÁZARO:



Soy fan de Ramón Merlo desde hace años, así que, cuando empezamos con el casting, le pedí a mi socio, Juanjo Ramírez, que había trabajado con él en Vaya Semanita, que le mandara un mail preguntándole si le apatecía meterse en este descomunal fregado... y dijo que sí.

Me apetecía mucho trabajar con Ramón, pero también darle un papel completamente distinto a todo lo que hubiera hecho antes: Lázaro es un hijo de puta de marca mayor, pero de los que te señalan para que otro te dispare... Y Ramón ha aprovechado la oportunidad para bordarlo (no esperaba menos).

Y me encanta su afición por los bigotes.

SILMA LÓPEZ es LA CAMARERA:


De nuevo la pieza clave es Norber.

Con Silma trabajé en un corto macarrísimo dirigido por este, llamado "INVSN", y también me encantó su trabajo en "El Último Fin de Semana"... Pero, de nuevo, fue ella la que se me adelantó, ya que, mientras escribía un mail para ofrecerle un papel, me llegó uno suyo preguntando si había algún personaje que pudiera hacer (telepatía, oigan).

Silma hace un personaje pequeñito, pero es una robaplanos de mucho cuidado. Se las apaña para que te quedes mirando a su personaje aunque lo aparentemente importante del plano sea otra cosa: y justo por eso la quería en la peli... la gente tiene que sentir simpatía por su personaje desde el primer segundo en el que aparece, y Silma es la ama con eso.

De hecho, cuando rodamos con ella el otro día, ya improvisó una frase que hizo que casi me cargara una toma porque no podía aguantarme la risa.

CRISTINA SORIA es MARISA:


¿No se dice que no hay papeles pequeños, sino actores mediocres? Pues Cristina hace una pequeña pero muy divertida intervención, con un homenaje directo a Hitchcock que me hace mucha gracia. Y está magnífica.

A Cristina también la vi en "Oído Caníbal" y también me encantó su trabajo... es un auténtico soldado, acostumbrada a las inclemencias del bajo-bajo presupuesto: todo son facilidades con ella, nunca hay quejas y se amolda a cualquier enloquecido plan de rodaje. Me lo pasé muy bien rodando sus escenitas... y me supo a poquísimo.

La próxima vez... la próxima vez.

ISABEL GÁLVEZ es MARTA:



Chema había trabajado con Isabel y fue quien me la sugirió para el personaje de Marta.

Costó dios y ayuda organizar el rodaje con Isabel... la localización no se confirmaba, las fechas no cuadraban, el caos reinaba... Pero, al final, la piezas encajaron, e Isabel bordó su personaje. De hecho, se marcó un speech improvisado de 5 minutos de lo más hilarante.

Otra que habrá que tratar de meter en la próxima con un personaje más largo (si tú quieres, Isabel, claro).

Por cierto, esta semana estrena obra ("En la otra habitación", en el Conde Duque, los 4, 5 y 6 de noviembre)... tratad de ir a verla.

ITZIAR LAZKANO es LA VECINA


La historia con Itziar repite casi punto por punto la de Ramón... fan suyo, Juanjo, Vaya Semanita, etc.

De verdad, es maravilloso encontrarte a gente como Itziar en esta jungla que es el mundo del cine: VA A VENIR DE BILBAO EXCLUSIVAMENTE A RODAR SUS ESCENAS... ¿Qué más puedo decir?

Te quiero, Itzi.


¿No os hace tener fe en la humanidad ver que se puede juntar semejante cantidad de talento para hacer una película de bajísisisimo presupuesto? ¿No os ilumina la vida ver que todavía hay gente que realmente ama lo que hace?

A mí, sí.

domingo, 30 de octubre de 2011

ECUADOR

Estamos en la mitad del rodaje. Nos falta la mitad. A partir de ahora, irá quedando menos de lo que llevamos rodado. Se puede empezar a decir que estamos acabando. ¿Y cómo estoy de ánimo a estas alturas? Pues bastante bien... me gusta lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo (aunque odio mi trípode, que traquetea como su puta madre).

Aún quedan muchos sitios donde cagarla, pero me siento tranquilo porque el equipo está ahí a saco., sugiriendo, corrigiendo, aguantándome... y lo más flipante: ¡¡haciéndome caso!!

Ayer fue una de las jornadas más bonitas de todo el rodaje: rodamos, creo, casi todos los puntos de inflexión de los personaje de Ángela y Jesús seguidos, saltando de uno a otro, sin tiempo de pensar, a lo bestia. No sé si con otros actores distintos esto hubiera sido posible, pero me asombra la enorme confianza en mí que derrochan... Casi me abruma y, a veces, me hace pensar que no estoy a la altura de su generosidad.

El montaje (que ahora me empieza a "preocupar" más que el rodaje) será quien tenga la última palabra, quien dictamine si todo lo que estamos haciendo tiene lógica o no... yo voto porque sí.

Y hoy, más y mejor.

PS: Este blog cada vez se parece más a un "gracias" constante... el almíbar se derrama por los cuatros costados de cada píxel... un poco soso, ¿no?

jueves, 27 de octubre de 2011

UNA PELÍCULA SIN DIRECTOR


El domingo pasó una cosa curiosa que me ha hecho desarrollar toda una absurda teoría de esas que me vienen a la cabeza durante estos pesadísimos cinco días que separan jornada y jornada de rodaje .

Mientras fui a coger otra batería para la cámara, Clara, mi ayudante de dirección, comenzó un debate intensísimo con Jesús y Ángela en torno a las motivaciones de sus personajes durante la escena que estábamos rodando: Clara sostenía (con buen criterio por otro lado) que la reacción de los personajes era un poco confusa, pero los actores no estaban de acuerdo y defendían su visión de la escena como gato panza arriba. A pesar de estar muy pendiente a lo que decían, no me metí en la conversación, porque quería ver hasta que punto Ángela y Jesús entienden a los personajes... y ya lo creo que los entienden: lo que ellos estaban haciendo y defendiendo ante Clara era exactamente lo que yo quería que los personajes hicieran en ese momento. Luego se me olvidó decirles a los actores que, si no los había defendido o apoyado, era porque ellos lo estaban haciendo muy bien y que, de ese modo, se estaban convenciendo de que iban por el camino correcto, eliminando cualquier posible inseguridad (fallo mío, lo siento).

Y es que, como otras muchas veces en el rodaje, el domingo no tuve que dar ni una sola indicación a los actores, porque no necesitan que los dirija... porque ya lo he hecho con el guión: cuando escribo, la verdad es que soy absurdamente obsesivo con los detalles, porque, como pienso en que voy a ser yo quien va a dirigir ese guión, ya estoy metiendo más indicaciones de las habituales en el texto, y así no se me olvidan, pero también sirven para que, mientras leen, la gente pueda visualizar mejor la película que quiero hacer. Así que puedo afirmar que a los actores no necesitan que el director los dirija, sino que los ha dirigido el guionista mientras leían el guión. Y ahí no queda la cosa: a nivel visual, son el director de fotografía y el editor los que llevan el timón de la peli... Sí, todos soy yo, pero es cierto que el enfoque no es el mismo: estoy dirigiendo, pero no como director.

Hasta el César-Productor toma más decisiones que el César-Director.

Puede que todo esto no sea que una excusa barata para justificar mi muy sui gueneris forma de llevar el rodaje, pero es que ya he hecho otras películas y creo que nunca han sido así: el director de foto y el editor eran otras personas ("Mí" terminé montándola yo, pero durante el rodaje la idea era otra), y eso, por pequeño que sea el equipo, siempre hace que sientas menos presión y puedas centrarte en otras cosas más exclusivas del director. En "Buenas Noches..." no digo "necesito una luz de atardecer" y espero que el dire de foto lo haga: me pongo directamente a iluminar yo.

A veces, Juanjo, Pedro o Norber se me adelantan y van poniendo ellos los focos como creen que los voy a necesitar para que pueda centrarme en ser director, pero, incluso en esos momentos, no miro al plató como tal, sino como editor: ya estoy pensando en dónde voy a cortar, cuántos planos necesito para cubrir la escena, etc... confiando siempre en que el guionista haya dirigido bien a los actores y que ellos no necesiten sacar al director de su caravana un día más.

martes, 25 de octubre de 2011

AHORA SÍ: DÍAS 7 Y 8

El fin de semana que parecía sencillo pero que se transformó en una pesadilla al final ha sido una de las mejores experiencias que he tenido detrás de una cámara... Tanto el sábado como el domingo todo ha salido sorprendentemente bien: rodamos lo que teníamos que rodar dentro del plazo previsto y a pesar de los muchos problemas que parecía que íbamos a tener. 


Y nada de esto hubiera sido posible si Jaime no estuviera llevando la producción, si Pedro y Clara no me pincharan para que trate de ser más organizado, si Jorge no estuviera escuchando todo (y grabándolo), si Juanjo no me apoyara en absolutamente todo, si Ángela, Jesús, Null, Cristina, Javier e Isabel no se hubieran convertido en sus personajes haciendo que yo no tenga la necesidad de corregir absolutamente nada de lo que hacen. Y los extras... fabulosos y entregados (mira que era complicadillo llegar hasta el teatro).

Mil gracias a todos otra vez.


Aún quedan 12 días de rodaje, pero creo que ya hemos rodado más de media película. Cruzo los dedos porque el resto del rodaje vaya tan bien como estos días... Que demonios, me conformaría con que vaya la mitad de bien. ¡Ah!, y este fin de semana ruedo una escena que no había rodado nunca antes: una escena de sexo... un nuevo desafío a superar.


domingo, 23 de octubre de 2011

CADA DÍA EN EL CUERPO DE MARINES ES COMO UN DÍA EN EL CAMPO

¡HEMOS RODADO TOOOOODO LO QUE HABÍA QUE RODAR! ¡FLIPANTE! ¡NO SÉ NI CÓMO COJONES LO HEMOS HECHO, DE VERDAD! ¡DIOS MÍO QUE EQUIPO, QUE ACTORES, QUE TODO! ¡¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS POR ESTAR AHÍ, CONMIGO, VIVIENDO ESTÁ AVENTURA TAN MARAVILLOSA!!

Pronto, un mail más extenso y detallado (con foticos y todo), que ahora, además de feliz, estoy muy cansado.

viernes, 21 de octubre de 2011

TAQUICÁRDICO PERDIDO

A puntito estamos de afrontar el 4º fin de semana de rodaje (días 7 y 8, vamos): en un principio se trataba de unas jornadas relativamente tranquilas, con escenaitas de diálogo que se pueden resolver en pocos set ups, y poca o ninguna sangre... Pero, es incréible: desde el lunes, han ido surgiendo problemas inexperados, un mínimo de uno por día (si somos afortunados, claro).

La gran mayoría se han podido solventar... pero dos se han quedado en el aire, planeando por encima de estas presumiblemente secillas jornadas, convirtiéndolas en una pesadilla agónica. En fin, el dicho aquel dice que "si no tiene solución, no es un problema", así que no queda otra que tirar para adelante y cruzar los dedos para que todo salga lo mejor posible (una vez más).

De momento no hemos pinchado y hemos rodado todas las escenas que teníamos en plan (y alguna más). Sí que es verdad que algunas veces he tenido que dejar en el tintero algunos planos, sustituyéndolos por otros más sencillos (y puede que menos efectivos) o descartándolos por completo... álgunos de esos planos descartados son, por ejemplo, primerísimos primeros planos de ojos o detalles de objetos que, en caso de extrema necesidad, se pueden rodar en otros sitios durante el montaje... pero otros no. Todo esto saltará cuando empecemos a montar la peli de verdad, así que, de momento, es problema del "futuro César".

Todo esto de los planos venía a cuento de lo de no haber pinchado... aún.

Porque este domingo creo que va a ser el día: 6 escenas (una de ellas bastante complicada) en 4 horas... Es verdad que ruedo rápido, pero lo veo extremadamente difícil. Además, se trata de una localización de la que no podemos disponer otro día... ¿Qué pasará si se quedan cosas descolgadas? ¿Podremos mendigar una o dos horas más para conseguir acabar? ¿Podríamos intentar negociar otro día de rodaje (aunque no sé cuándo)? ¿Volver a rodarlo todo en otra localización distinta (que no tenemos ni que creo que consigamos)?

Vamos, el agobio puro y duro... Rezad por nosotros y por la Señorita Pájaro.

Apéndice escrito unos minutos después de lo anterior: En otro orden de cosas más positivo y que me da fuerzas para afrontar la locura de esté fin de semana, acabo de revisar el guión y he comprobado que llevamos rodada MUCHA MÁS película de lo que creía... pero mucha, mucha más.

En fin, una de cal y otra de arena.

lunes, 17 de octubre de 2011

EL SUFRIMIENTO ES PASAJERO, LA PELÍCULA DURA PARA SIEMPRE... O DÍAS 5 Y 6 DE RODAJE

Puede que estos dos últimos días de rodaje hayan sido de los más duros que he vivido. Solo ha faltado rodar de madrugada para que lo tuvieran todo: retrasos, efectos, planos que no había manera de enfocar, fiebre y mocos... Pero ha merecido la pena.

Todo empezó con dos horas de viaje hasta Segovia, aunque valieron la pena todos y cada uno de los kilómetros que nos separaban de nuestro destino, porque en esa casa daba igual donde pusieras la cámara, siempre salían encuadres bonitos. En fin, tras esas dos horas de coche, comenzó la fiesta de verdad: creo que nunca he ametrallado tantos planos por minuto... tampoco recuerdo haberme trabucado tanto con un plano desde mis tiempos de video 8. Pero lo logramos, y es que siempre digo que el más torpe de tu equipo debes de ser tú mismo, que todos tienen que superarte en sus campos (aunque tú tengas que saber un poco de todo): el equipo está trabajando tanto y tan bien, que no hago nada más que preguntarme cómo puede ser que tenga tanta suerte.

Y los actores... ¡Ay, los actores!... No es que estén bordando sus personajes, es que ellos SON los personajes. Ángela, Jesús, Null, Alba, Sergio, Lucía, os quiero mucho, muchísimo... si estos días he sido seco o he estado poco comunicativo, jamás, pero jamás, ha sido por vuestra culpa: ha sido el catarro.

jueves, 13 de octubre de 2011

PENSAMIENTOS EN RANDOM MODE

Durante las primeras dos semanas de rodaje, los cinco días laborables que precedían al fin de semana (recuerdo a los lectores despistados que solo rodamos en sábados y domingos) se me pasaban excesivamente rápidos: no me daba tiempo nada y me aterrorizaba la llegada del momento en el que tenía que decir acción, porque tenía la sensación de que todo se escapaba a mi control (y eso que se ha tratado de 4 días de rodaje súper sencillos, con escenas bastante controlables y jornadas muy asequibles... a pesar de algún madrugón). Pero, en esta tercera semana, se han cambiado las tornas: los cinco días laborables por fin se han convertido en ese incómodo periodo de tiempo que precede al rodaje, verdadera razón de mi existencia. No es mi primer rodaje finsemanero, pero sí el primero en el que me acojonaba la llegada de los días de rodaje... es genial tener la sensación de que eso ya pasó; sentir que somos los miembros del equipo los que controlamos a la película, y no al revés.

Tras una preproducción llena de antiguos y queridos colaboradores que declinaban la oferta de unirse a este nuevo enloquecido proyecto, estoy encantado con la "gente nueva" que se ha apuntado (y con los pocos "viejos" que sí han querido repetir, por supuesto). Me hace feliz ver que no soy el único loco que anda por el mundo, capaz de sacrificar su tiempo de descanso por una película de bajísimo presupuesto ¡Y QUE NI SIQUIERA ES UN PROYECTO PERSONAL SUYO!... No sé si yo sería capaz del nivel de sacrificio que están haciendo muchas persona por una película que "no es mía": están ahí, al pie del cañón, si cobrar un duro, haciendo labores casi invisibles, pero vitales para que el rodaje avance (y es que el rodaje está avanzando, porque este fin de semana superamos una cuarta parte del plan de rodaje). Mil gracias a todos los que estáis trabajando conmigo para que la Señorita Pájaro dé las buenas noches...

Este fin de semana, como ya comentaba ayer, rodamos algunas de las escenas más importantes de la peli, y tengo muchas ganas de encararlas. Me apetece mucho trabajar por primera vez con Alba, Sergio y Lucía, así como repetir con Jesús y Nüll (todos se incorporan al rodaje este fin de semana)... y, por supuesto, también está Ángela, que la semana pasada me convenció al 100% de que es la elección perfecta para interpretar a Sonia... Ángela, cielo, si no te doy instrucciones entre y toma y toma es que lo estás haciendo perfecto y no hay nada que modificar.

Juanjo Ramírez (uno de los viejos colaboradores que repiten) haciendo
una perfecta interpretación del espíritu del rodaje


miércoles, 12 de octubre de 2011

EL TERREMOTO Y LA BOMBONA DE OXÍGENO

Se supone que hoy íbamos a rodar, pero al final no ha sido posible... mejor, que así puedo terminar de organizar todo lo que necesito tener organizado para este fin de semana, en el que rodamos dos de las escenas más importantes de la película: el principio y el clímax.

Creo que fue Cecil B. De Mille quien dijo que "una película debe comenzar con un terremoto y de ahí ir para arriba".

Creo que el principio de la Señorita Pájaro es una de los mejores escenas que he escrito: seca y violenta, como un puñetazo en las tripas, arriesgada a nivel técnico, sienta el tono de toda la peli y esconde una de las claves más importantes para entender toda la trama. No es una escena que se pueda quedar a medio gas, tiene que salir lo más perfecta posible (ya sé que se supone que eso tiene que pasar con todas las escenas de la peli, pero cuando trabajas sin dinero y sin tiempo, tu margen de tolerancia con los errores crece un poco), y es que es lo primero que van a ver los espectadores, lo que va a hacer que quieran seguir mirando a la pantalla... o que se piren a su casa a hacer cosas más interesantes, como mirar a un caracol cruzar la calle.

Aquí, el margen de tolerancia es CERO.

Y luego está el clímax, que es largo, complicado, excesivo y loco como él solo... estoy un poco más tranquilo con éste que con el principio. Spielberg le dijo a Peter Benchley sobre el inverosímil (a ojos del autor de la novela) final de "Tiburón" que "si tengo a la gente interesada en la historia durante dos horas, se creerán cualquier cosa que les cuente en los últimos cinco minutos". Vamos, pienso que, si todo va medio bien, el final va a colar, porque la gente estará pillada con la trama, sentirá cosas por los personajes y no querrá que les pase nada malo... pero espero que esa tranquilidad, en vez de hacerme descuidado, me haga estar cómodo en el rodaje y pueda cumplir con lo que se espera de mí en estos dos días.

Va a ser un fin de semana intenso... y vamos a darlo todo y a pasarlo bien, que es la base de todo esto.

Los secretos dicen: "¡¡Diviértete!!"

domingo, 9 de octubre de 2011

DÍA 4

Hoy hemos matado a tres mujeres guapísimas... diversión en estado puro, vamos.





Mil gracias a Ruxandra, Jimina y Ayelén por venir a hacer de víctimas anónimas.

Además, hoy ha habido otro detalle simpático: mientras rodábamos un plano, nos giramos y vemos esto en la pared de la habitación:

La Señorita Pájaro...

Me lo tomaré como una buena señal.

sábado, 8 de octubre de 2011

DÍA 3

Bueno, hoy teníamos que ir deprisa... y lo hemos ido.

Según el plan, el rodaje iba a ser entre las 8 y las 12 de la mañana, pero, por causas ajenas a la empresa, queríamos terminar antes (y yo me había comprometido cuando menos a intentarlo con algunos miembros del equipo). El caso es que, nada más empezar, hemos hecho un retraso de una hora... y me he empezado a agobiar mucho, mucho, mucho. Las cosas a veces vienen de esa manera y yo tiendo a crecerme con esas mierdas (aunque no me entusiasman), así que, cuando por fin hemos empezado a grabar, hemos cogido un ritmo muy potente y se ha podido cumplir con la promesa... aunque un cierre que no se podía abrir lo mismo ha fastidiado el invento.

Y la pregunta es ¿además de ir deprisa, ha quedado bien la cosa?... pues sí, bastante: Chema, Ángela y Silma han estado magníficos aún con el tiempo mordiéndonos el trasero. Esto me hace pensar que, cuando haya días más puñeteros, con menos tiempo y más presión aún, podremos cumplir con el insensato plan de rodaje que han preparado en producción... espera un momento... si he sido yo.

domingo, 2 de octubre de 2011

DÍA 2

El primer fin de semana ya ha pasado... dos días menos para acabar el rodaje. Hemos cometido las típicas novatadas técnicas de las primeras jornadas, pero nada que no tenga solución (creo). A nivel interpretetivo, de novatada, nada: Irene y Chema ya me dieron ayer razones más que suficientes para amarlos con locura, pero hoy, además, se nos ha unido el gran Ramón Merlo, que ha bordado su malvado personaje... Cada vez me gusta más dirigir a los actores (creo que lo que hago ya puede empezar a llamarse "dirección de actores").

 Ramón Merlo y Chema Coloma dándolo todo

El equipo se está esforzando un mogollón y estoy encantadísimo con ellos: hoy hemos tenido extras (menos de los que debería, pero maravillosos todos y cada uno de ellos, que han aguantado toda la jornada sin quejarse ni una sola vez), cambios de localización y demás complicaciones (como discos duros que hacen cosas muy preocupantes)... y aún así, hemos acabado una hora antes de lo previsto. Somos unas putas máquinas.

Pero, vamos, ya habrá días en los que no podamos hacer todo lo que tengamos en el planing, ya los habrá...

sábado, 1 de octubre de 2011

DÍA 1

Pues ya hemos pasado el primer día de rodaje... y lo hemos hecho con nota: hemos rodado todo lo que teníamos planificado para hoy ¡Y UNA ESCENA MÁS!

Sí, amigos, así es cómo se tiene que empezar un rodaje...

Y es que en este primer día ha habido escenas intensas, sangre y un desnudo masculino (sí, chicas, aquí hay material para todos los gustos). El equipo es fantástico y los actores, una auténtica maravilla... no puedo nada más que dar las gracias a Chema e Irene, que están que se salen por los cuatro costados del fotograma (ha habido tomas en las que he desencuadrado el plano porque me he quedado embobado mirándolos). ¡Y que contento estoy con mi labor como director de fotografía! Estaba muy preocupado por si iba a ser capaz de conseguir el aspecto visual deseado... y no es por echarme flores, pero lo de hoy ha quedado súper bonito. Lo más raro ha sido el efecto deja vu de rodar alguna escena que ya salía más o menos igual en el corto original (con planos virtualmente idénticos) y notar como, al mismo tiempo, el resultado es completamente distinto: el tiempo que ha pasado entre un rodaje y otro realmente se nota... para bien.

Deseando estoy de encarar el día de mañana, lleno de escenas con extras y grandes espacios que iluminar.

Bueno, que sí, que después de varias entradas llenas de miedo y falta de autoestima, está bien escribir una tan llena de buen rollo y alegría (ya habrá días jodidos por ahí).

viernes, 30 de septiembre de 2011

EL DÍA ANTES...

Bueno, mañana empezamos... y creo poder afirmar que es la vez que más nervioso estoy antes del rodaje de una película.

El plan del primer fin de semana está bastante controlado, así que lo que más me preocupa es mi propia capacidad de llevar a buen puerto el asunto. Es la primera vez que dirijo y hago la foto yo solo... y me siento un poquito desamparado: mi director de foto habitual, Gonzalo Alvarado, es sencillamente un puto genio, capaz de hacer, en 5 minutos, auténticas maravillas con una bombilla de 200 watios y un poco de cinefoil... lo mejor que te puede pasar en un rodaje. Estoy casi seguro que no le voy a llegar a la suela de los zapatos, pero el plan es intentarlo con todas mis fuerzas (bueno, ya sabéis: "hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes").

En estos días hemos avanzado bastante en cuanto a props se refiere: caja de música, pósteres de falsas películas y falsas obras de teatro, momias (sí, momias)... y estoy bastante contento con todo eso:

Aquí podéis ver un detalle de la caja de música:



Este es el cartel de la peli que ha dirigido uno de los personajes de la historia, y que tiene el título del cortometraje del que "Buenas noches, dijo la Señorita Pájaro" es un remake... Vamos, que el personaje ya ha dirigido la historia que él mismo está viviendo:



Y este es el de la obra de teatro dentro de la peli (a ver si alguien coge el detalle freak... de momento nadie lo ha pillado):



Y, por último, una de las momias:


(Gracias mil a Dani, Marta y Toni por su colaboración).

Deseadme suerte para mañana... Día 1 de 23 (por lo menos).

jueves, 29 de septiembre de 2011

LÍMITE 48 HORAS


Solo quedan dos días para empezar el rodaje... 48 horas... 2.880 minutos... 172.800 segundos... El sábado diré acción y corten de nuevo después de 3 años (hablo de largometrajes, que entre "Mí" y esto ha habido otras cosas, pero no las cuento porque así queda todo más dramático).

En estos últimos días han pasado algunas cosas buenas y algunas cosas malas, pero trato que todo me resvale (tanto lo bueno como lo malo), que no me afecte, que no me suba la euforia ni el mal rollo... soy un junco hueco cuya única función es señalar el camino por el que tendremos que andar estos dos meses para que la peli sea algo agradable a la vista.

Pero bueno, por aquello del desahogo, voy a pasar a contar (así, por encima) lo que ha pasado:

En el lado de lo bueno, decir que ya tenemos una cámara fija para todo el rodaje... ya que, hasta el otro día, ibamos a depender al 100% de cámaras prestada, lo que es un engorro... dudas, falta de disponibilidad, sentirte un puto gorrón (más aún), etc. De esta manera, la cámara prestada pasará a ser "cámara B", y todo será fabuloso. Hemos terminado de hacer algunas piezas de atrezzo importantes, hemos fichado a gente para maquillaje (maravillosas) y parece que vamos atando bastante bien las cosas para los dos primeros fines de semana de rodaje...

Y ahí empiezan las cosas malas: este domingo tenemos el rodaje de una escena que sucede en una entrega de premios y cóctel posterior, así que nos hacen falta extras. Aunque algunos amigos han hecho un llamamiento público a través de Facebook, yo he preferido ser más comedido y mandar mails a un número determinado de personas (no necesitamos mucha gente en realidad, porque en el cine todo es mentira y se pueden hacer mil trampas para que 5 personas parezcan 500)... y cuál ha sido mi sorpresa, cuando solo menos del 5% de la gente a la que le he mandado el mail ha contestado (aunque sea para decir que no puede). En estos rodajes siempre pasa lo mismo: mucha gente te dice "avísame cuando necesites ayuda, que me apunto", y a la hora de la verdad, nada de nada... no es ya que te digan que no pueden, cosa que es lo más entendible del mundo (si no puedes, pues no puedes... ¿qué te voy a decir?), es que ni siquiera te contestan.

Estas cosas te hacen sentir un poquito desamparado, como si hubiera gente que te dice las cosas por pena, o para que te calles... Pero bueno, he dicho que no voy a dejar que todo esto me despeine (cosa que es, además, virtualmente imposible, debido a mi poco abundante cabellera).

Además, en los últimos días se ha caído una localización bastante complicada que creía que ya teníamos atada: el hospital... necesitamos una sala de espera y una habitación para rodar un par de escenitas de diálogo, aunque es para el 13 de noviembre y tenemos algo de margen de reacción.

Para lo que no tenemos tanto margen es para ver qué sucede con otra localización que también creía que estaba segura: el teatro. De pronto nos hemos vistos envueltos en una espiral burocrática de concejalías y permisos para ver si nos dejan rodar el día 12 de octubre... y aún no nos han dicho no ya si nos dan permiso o si nos piden pasta, sino si ese día está libre la sala. Ya sé que las cosas de palacio van despacio, lo que me preocupa es el tiempo que nos dejan para reaccionar si la respuesta es "no, no podéis".

Yo que sé... supongo que todo se irá arreglando... a lo mejor hay que hacer malabarismos con el plan de rodaje (más aún) o reescribir escenas para cambiar las localizaciones inexistentes (tengo alguna idea para lo del hospital, aunque para lo del teatro no veo más solución que encontrar un teatro donde nos dejen rodar 3 o 4 horitas sin pedirnos pasta), pero al final todo se solucionará...

O no... Ommmmmmmmmmmmm... Soy un junco huecoooooooo....

lunes, 26 de septiembre de 2011

ANTE TODO, MUCHA CALMA

Perdón por las alarmantes señales de falta de autoestima que he dejado por aquí en las últimas entradas.

Sí, es verdad que estoy muy nervioso, que tengo la sensación de que no hay nada bajo control, pero es que siempre es así... rodar una peli es una aventura enloquecida, como viajar en un autobús sin frenos por las calles de San Francisco (que son cuesta abajo... a menos que vaya en el otro sentido, en cuyo caso son cuesta arriba): no hay manera de parar esto, solo puedes dar volantazos para solventar los obstáculos.


Me pido ser Sandra Bullock...

Lo que pasa es que, el otro día, me di cuenta de los muchos obstáculos que hay que esquivar para llevar esto a buen puerto y que hay mucha gente implicada, que está poniendo su tiempo, su esfuerzo e incluso su dinero para que esto salga adelante, y me acojona fallarlos... y fallarme a mí mismo (que también pongo mi tiempo, mi esfuerzo y un dinero que no tengo).

Quiero tranquilizar a los que se hayan podido alarmar al ver a un director tan aterrado y superado por las circunstancias: a mí el miedo me da fuerzas... los problemas inabarcables me dan ganas de superarme... pero a cambio de breves momentos de pánico total (que se solucionan escondiéndome a llorar un rato en el baño... o escribiendo penas en este blog).

Sí, amigos... estoy en plena forma... voy a darlo todo... la Señorita Pájaro va a despegar.

domingo, 25 de septiembre de 2011

¡¡NO QUEDA NADAAAA!!

En cinco días estaremos rodando... y ya he tenido DOS ATAQUES DE ANSIEDAD, DOS.

De pronto me he dado cuenta de que este va a ser el rodaje más largo y complicado al que me he enfrentado... y me he acojonado en serio (que sí, que llevo varios meses diciendo que estoy aterrado y bla, bla, bla... pero esta vez ha sido de verdad). ¿Y sí la cago?... hay demasiado en juego.

El equipo es lo único que me da fuerzas: esos actores... esos técnicos... esas personas que no sé qué van a hacer en el rodaje, pero que quieren venir a ayudar. Por favor, confiad en mí... dadme energía... tirad del director, que tiene un serio problema de confianza en sí mismo.

Bueno, ya no hay marcha atrás.

En otro orden de cosas, este fin de semana he hecho una de las piezas de atrezo más importantes de la peli: la caja de música... y si bien ha quedado un pelín más tosca de lo que debería, estoy bastante satisfecho con ella: tal vez, si lo hubiera hecho otra persona, hubiera quedado mejor acabada... pero no estaría tan cerca a lo que yo tenía en mente.

Aún hay que pintarla, pero ha quedado graciosa.

Creo que esa es la sensación que tengo con toda la película: puede que, en otras circunstancias, fuera a quedar mejor... pero no sería tan mía.

La verdad es que no estoy seguro de si eso es bueno o malo.

domingo, 18 de septiembre de 2011

PEDAZO FIN DE SEMANA, OIGAN

Esta semana han pasado un motón de cosas buenas para la peli, y casi todas obra de la misma persona. Y es que, a falta de 15 días para empezar a rodar, se nos ha unido Jaime Adalid, que nos está ayudando con la producción... bueno, ayudando es una palabra suave: en una semana, ha conseguido más localizaciones para rodar que yo en tres meses (de hecho, una de las que he conseguido yo está en la cuerda floja... una de las únicas cosas malas que han tenido estos días).

Entre las localizaciones que ha conseguido, está una de mis favoritas: la casa en el campo, en la que suceden algunas de las mejores escenas de la película... y es EXACTAMENTE como yo me la imaginaba mientras escribía el guión.


Hemos cerrado también la comisaría y la entrega de premios (la localización que tendremos que usar el primer día de rodaje... y una de mis mayores preocupaciones hasta ayer). Además, se nos ha unido Laura Vellido, que va a ayudarnos con el maquillaje, y he cerrado la semana reuniones súper productivas con Daniel Martínez, que está liado con los efectos especiales, y Jorge Garridos, el técnico de sonido (bueno... con él, solo telefónica)... Dios, no me puedo creer que tengamos técnico de sonido... ¡Y bueno además!

Hoy también he tenido un ensayo con el gran Ramón Merlo, y, al igual que la semana pasada con Ángela, Jesús, Chema y Nüll, ha sido maravilloso ver como el personaje aparecía de pronto al ponerle la ropa... y el bigote. Y es que me encanta ver como una persona tan dulce y agradable como Ramón se puede convertir en un hijo de puta de marca mayor solo poniéndole un bigote (bueno, y también gracias a su enorme talento como actor)... Sus escenas van a molar tanto.


No queda nada de nada, y estoy deseando empezar a rodar... y por primera vez desde que empezó está loca aventura, tengo la sensación de que la cosa está controlada.

domingo, 11 de septiembre de 2011

YA ESTÁN AQUÍ...

Ayer tuvimos pruebas de vestuario con algunos de los actores principales de la película, Ángela Boj, Jesús Teyssiere, Nüll García y Chema Coloma, supervisado todo por la mítica y legendaria Irene Rubio (que también tiene un importante papel en la peli). Y, además de ver que nuestras ideas para vestir a los actores funcionan, sucedió algo muy bonito... los personaje vinieron a visitarnos. Sí, mientras les poníamos y les quitábamos ropa a nuestros protagonistas, llamaron a la puerta y Sonia, Andrés, Mónica y Óscar pasaron a saludar.

Es fabuloso cuando por fin ves a tus personajes cobrar vida... y lo es aún más cuando los ves antes de decir acción por primera vez. Todo esto solo me confirma el enorme talento de mis actores, que son capaces de sacar a pasear a esas otras personas solo vistiéndose como ellas, sin decir una sola palabra, y también el de Irene, que ha conseguido hacer realidad nuestras ideas para el vestuario en tan poco tiempo y con tan poco dinero (ninguno, vamos)... y que me convenció de que hiciéramos la prueba de ponerle las gafas a Nüll (y es que, a pesar de que nunca jamas me imaginé a Mónica con gafas, al ponérselas, el personaje irrumpió en la habitación como un vendaval).

Solo faltan tres semanas para empezar a rodar y todavía queda vestir a mucha gente, pero me he quitado un enorme peso de encima gracias a la sesión de ayer. De verdad, creo que la peli va a quedar francamente bien.

Sonia y Óscar

Andrés

Mónica

martes, 6 de septiembre de 2011

EL HORROR

Siempre me pasa.

Cuando quedan pocas semanas para iniciar un rodaje, me entra miedo... un miedo atroz a no estar a la altura de las circunstancias, a no poder cumplir con lo que se espera de mí, a no poder tener todo preparado, a no poder organizar el rodaje con eficacia. Es verdad eso que dicen de que el que mucho abarca poco aprieta (o cómo coño que sea el refrán).

Bueno, ya no hay marcha atrás: cancelar ahora el rodaje daría más problemas que los que tengo ya (además, que no me sale de los cojones). En fin, aún hay que conseguir la localización que usaremos para el primer día de rodaje (1 de octubre), necesito liar a gente con coche para ayudarme a traer y llevar al equipo los días que rodemos en la periferia de Madrid, hay que terminar algunas piezas de atrezo realmente importantes para la trama (y complicadas de hacer). .. por no hablar de tratar de comprar todo lo que hace falta sin salirme del exiguo presupuesto que tenemos.

Y tengo que conseguirlo sin perder la calma y sin hacer más profunda la úlcera. A veces recurro al sarcasmo y al humor negro... lo que me provoca otro miedo: que los miembros del equipo que no me conocen bien (o los que no me conocen de nada) no se den cuenta que determinadas cosas que digo son de coña, que lo hago para aliviar tensión, y piensen que soy un borde o un loco peligroso... y me agobio más.

En fin, que este (largo) fin de semana tengo reunión con efectos y pruebas de vestuario, y sé que, cuando acaben, estaré súper contento y relajado, porque veré que mi equipo tira tanto del carro (o más) que yo, veré que se avanza, veré que la meta no está tan lejos ni que hay tantos obstáculos que salvar...

Pero, mientras tanto...